can you buy viagra over the counter in england

globos

 

En cierta ocasión Martín Luther King se encontraba a punto de dar una de sus famosas conferencias acerca de los derechos humanos, cuando notó que un pequeño niño de color se encontraba al frente de su auditorio.

 

Se sintió sorprendido y preguntó a uno de sus ayudantes, al respecto, este le indico que había sido el primero en llegar.

 

Cuando termino su discurso se soltaron globos de diferentes colores al cielo, los cuales el pequeño no dejaba de mirar.

 

Esto llamo la atención de Martín Luther King, quien abrazándolo lo levanto en brazos. El pequeño lo miro fijamente y le pregunto sí los globos negros también volaban hacia el cielo, Martín lo vio y le contesto: Los globos no vuelan al cielo por el color que tengan, sino por lo que llevan dentro…

 

Recuerda esto cada vez que veas a alguien que intelectual, afectiva o físicamente no sea a fin a ti.

 

Todos tenemos la misma dignidad!

 

Realmente un ejemplo para no pensar que somos más que ninguna otra persona, pues somos creaciones del mismo Dios, y el no hace basura ni cosas defectuosas.

 

No creamos que un puesto, un apellido o las cosas que poseemos nos hacen más que otros, y recordemos el ejemplo de Jesús, quien siendo Dios lavó los pies de sus discípulos y dijo: “el que quiera ser el más grande, que sea el más pequeño pues es más importante el que sirve que el que se sienta a comer”.

 

Indudablemente, las personas valen por su riqueza interior y no por las cosas externas, superfluas, que puedan poseer.

 

Si la belleza del cuerpo no va acompañada por la belleza del alma, nos encontramos ante algo muy imperfecto. La belleza física se corrompe con el paso de los años; en cambio, la belleza del espíritu suele mejorar.

 

Los seres virtuosos, con el tiempo, acrecentan la belleza de su alma. Y a nivel de afectos, todos podemos ser inmensamente ricos, o inmensamente pobres. En ese terreno estamos todos igual.

 

Porque el cariño de los que nos aman, no discrimina condición física, ni económica ni social. Reyes y mendigos pueden ser amados por igual. Y si desde nuestra humilde condición de plebeyos, no ostentamos escudos ni título nobiliario alguno, en el corazón de quienes nos aman podemos ser reyes, príncipes, o simplemente … lo más importante del mundo.

 

 

Share this article on Facebook

triste

 

Todos los seres humanos necesitamos de la presencia de Dios en nuestra vida, necesitamos de Su dirección a dondequiera que estamos.

 

Es por eso la necesidad de buscar el bautismo con el Espíritu Santo y de vivir una fe practica en la Palabra de Dios.

 

Cuando no existe esto, el resultado es el fracaso y el mal prevaleciendo en la vida de la persona aunque ella acuda a la iglesia. Sin el Espíritu Santo, se puede hasta progresar en algunos aspectos de la vida, pero aún así la persona termina sintiéndose vacía, frustrada, depresiva aún ella teniendo capacidad y siendo una persona esforzada en lo que hace.

 

Es por esto que muchas personas terminan cayendo en los vicios de las drogas, alcoholismo y sus familias se terminan destruyendo.

 

Para avanzar y progresar en la vida cristiana, es necesario resolver primeramente el problema interior y recibir la presencia de Dios, de modo que esto se pueda reflejar en el exterior. El problema no esta en el país que uno vive, en el trabajo, en los hijos, en el esposo (a), etc.

 

El problema se encuentra dentro de la propia persona que no tiene el Espíritu de Dios.

 

Pero en el momento en que ella se vuelve para Dios y existe una entrega verdadera, colocandololo en primer lugar, renunciando a su propia voluntad para hacer la voluntad de Dios, entonces el Espíritu Santo desciende, sobre esta persona, el problema interior es resuelto y es así que los problemas exteriores se resolverán con más facilidad. “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. (Mateo 6:33).

 

No se descuide de su vida espiritual, pongámos como prioridad en nuestra vida recibir el Espíritu de Dios y así todo lo que nosotros queramos conquistaremos. Si usted no logra tener éxito en lo que hace, busque de Dios, acérquese a Él sinceramente, colóquelo en primer lugar y usted experimentará la pez interior, la alegría de la salvación y consecutivamente un verdadero cambio de vida. Dios los bendiga.

 

Obispo Paulo Roberto.

 

Share this article on Facebook

Share this article on Facebook

casa

 

Cierta vez un carpintero, estaba a punto de jubilarse. Le comunicó a su jefe, la decisión de dejar el negocio de la construcción, para poder llevar una vida más placentera junto a su esposa y así disfrutar los últimos años de su vida.

 

Su jefe, lamentó perder al mejor empleado. Pero antes de que se retirara definitivamente de su trabajo, le pidió que construyera una última casa.

 

El carpintero, accedió por compromiso. No puso mucho esmero, ni entusiasmo en el trabajo, como en otras épocas, no cuidó los detalles. Así que la construcción, no se veía muy bien, incluso los materiales que usó eran de inferior calidad, los primeros que encontraba para no perder tiempo en esa construcción.

 

Una vez finalizado el trabajo, el carpintero invitó a su jefe a verla. Entonces hicieron un recorrido por la casa y al finalizar, el jefe le entregó al carpintero las llaves de la puerta y le dijo: —Querido amigo, esta casa es tuya. Es mi regalo por todos los esfuerzos que pusiste en la empresa, durante 40 años.

 

El carpintero, con las llaves en sus manos y sus ojos llenos de lágrimas, agradeció el regalo, pero se sintió avergonzado, como nunca antes por esa actitud que le llevó a cometer ese tremendo error.

 

¡Qué desafortunada manera de terminar su carrera!

 

Si el carpintero hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, la hubiera hecho con absoluta dedicación. Ahora, no tenía otra opción que vivir en la propia casa que él había construido y no precisamente de la mejor manera.

 

Lo mismo se puede aplicar a nosotros. Construimos nuestras vidas de manera distraída, haciendo las cosas de cualquier manera, cuando deberíamos poner la máxima atención y cuidado siempre.

 

Muchas veces, no damos lo mejor en nuestro trabajo, con nuestra familia, con nuestros amigos. Y no nos damos cuenta de que tenemos la vida que nosotros mismos hemos construido.

 

Construyámosla con sabiduría.

“Su vida hoy, es el resultado de sus actitudes y elecciones del pasado…
Su vida mañana, será el resultado de sus actitudes y elecciones hechas hoy”.

 

No os engañéis; Dios no puede ser burlado, pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará.
(Gálatas 6:7)

 

Share this article on Facebook

Share this article on Facebook
Recibe lo más reciente del blog
Canales oficiales
Calendario
mayo 2015
L M X J V S D
« abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Seguidores

Archivos
Comentarios recientes