billigste cialis

Share this article on Facebook

Sueños

 

Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un chapulín.

 

¿Hacia donde te diriges?, le pregunto. Sin dejar de caminar; la oruga contesto: Tuve un sueño anoche; soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle.

 

Me gusto lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo. Sorprendido, el chapulín dijo mientras su amigo se alejaba: ¡Debes estar loco!

 

Como podrás llegar hasta aquel lugar? !Tu, una simple oruga! Una piedra será una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable.

 

Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escucho. Sus diminutos pies no dejaron de moverse. De pronto se oyó la voz de un escarabajo: Hacia donde te diriges con tanto empeño?. Sudando ya el gusanito, le dijo jadeante: Tuve un sueño y deseo realizarlo, subiré a esa montaña y desde ahí contemplare todo nuestro mundo.

 

El escarabajo no pudo soportar la risa, soltó la carcajada y luego dijo: Ni yo, con patas tan grandes, intentaría una empresa tan ambiciosa. El se quedo en el suelo tumbado de la risa mientras la oruga continuo su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros. Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo a desistir. !No lo lograras jamás! le dijeron, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir.

 

Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su ultimo esfuerzo un lugar donde pernoctar. Estaré mejor, fue lo ultimo que dijo, y murió. Todos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal mas loco del pueblo. Había construido como su tumba un monumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió por querer realizar un sueño irrealizable.

 

Una mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una advertencia para los atrevidos.

 

De pronto quedaron atónitos. Aquella concha dura comenzó a quebrarse y con asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la oruga que creían muerta. Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas arcoiris de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos: una mariposa.

 

No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría: se iría volando hasta la gran montaña y realizaría un sueño; el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir. Todos se habían equivocado.

 

Dios nos ha creado para realizar un sueño, vivamos por el, intentemos alcanzarlo, pongamos la vida en ello y si nos damos cuenta que no podemos, quizás necesitemos hacer un alto en el camino y experimentar un cambio radical en nuestras vidas y entonces, con otro aspecto, con otras posibilidades y con la dirección de Dios, lo lograremos.

 

 

Share this article on Facebook

Share this article on Facebook

perseverar

 

Todo lo que uno logra en la vida tiene un desarrollo. También para obtener las bendiciones de Dios existe un proceso, nada se conquista de la noche a la mañana. Un ejemplo bíblico fue el caso del rey David.

 

En aquella época, antes de David Saúl era el rey de Israel, pero a causa de que había pecado y desobedecido la Palabra de Dios, fue rechazado por el propio Dios. Fue así que Dios mandó al profeta Samuel a ungir a David como futuro rey.

 

En el momento que el profeta Samuel derramó el aceite en la cabeza de David, él era un simple pastor de ovejas. Pero no fue de inmediato que David tomó posesión del reinado de Israel.

 

David volvió a cuidar de las ovejas y siguió su trabajo, pero ahí Dios comenzó a actuar. Después de que Saúl pecó, él se quedo perturbado, ya que el Espíritu Santo, se había apartado de su vida. Saúl encontrándose en ese estado, alguien le aconsejó que llamará a un músico, que tocara el arpa para tranquilizar su espíritu y le comentaron justamente de David. Dios estaba comenzando a preparar su camino.

 

Saúl se agradó de David y lo llevó a vivir al palacio, ahí David fue aprendiendo, ya que él era un joven sin experiencia. Dios le hizo la promesa, lo ungió, pero en la hora y en el momento correcto él tomaría posesión de la bendición. El Salmo 40:1 dice: “Espere confiablemente en el Señor y Él se inclinó a mí cuando clame por socorro…”. David tuvo que saber esperar.

 

En una ocasión el fue a visitar a sus hermanos que servían al ejercito de Israel y en aquel momento David comenzó con la primera gran prueba de fe. Los soldados de Israel estaban nerviosos, ya que los filisteos los estaban enfrentando y uno de ellos estaba poniendo una afrenta, este era el gigante Goliat, al que todos temían.

 

La situación era muy grave, tanto que el rey Saúl prometió dar a su hija para casarse con el hombre que venciera al gigante Goliat, entre otras promesas más. David al escuchar la afrenta de Goliat se indignó, él amaba a Dios, y no aceptaba aquella situación, entonces él se ofreció a luchar contra el gigante. David sin condición alguna enfrentó al gigante y venció, porque Dios estaba con él.

 

A partir de ese momento Saúl comenzó a tener envidia de David y comenzó a perseguirlo, porque se percató que su reino estaba siendo amenazado. Saúl incluso quiso matar a David, pero Dios estaba con David y lo único que provocó fue que él adquiriera experiencia con Dios, fue madurando espiritualmente… Hasta que un día en una batalla Saúl y su hijo murieron. Después de aquello David pasó a reinar. (1 Samuel y 2 Samuel).

 

Dios se manifestó en la vida de David, pero nada fue de un día para el otro. Todo siguió un proceso. Si usted ha confiado en Dios, a perseverado, Él le va a bendecir, pero para todo esto existe un proceso y es así que poco a poco usted va ir tomando posesión de su sueño y de la promesa de Dios.

 

La clave de la victoria es la perseverancia y la permanencia en la fe. Dios quiere hacer una obra grande en la vida de aquellos que están en la fe, que viven apegados a Su Palabra , pero todo es cuestión de tiempo. Es necesario saber esperar el momento correcto, el tiempo de Dios.

 

“No perdáis pues vuestra confianza que tiene grande galardón Para que … obtengáis la promesa…”. (Hebreos 10:35). No podemos retroceder jamás, mirar hacia atrás, para las dificultades, porque fe es mirar hacia adelante, hacia la conquista y hacia la grandeza de Dios.

 

Vivir por fe es usted vivir confiado que en su momento usted va a conquistar la bendición de Dios. Luchas vendrán, pero no para que usted desanime sino para que usted manifieste la fe y pueda adquirir mas experiencias con Dios.

 

Obispo Paulo Roberto.

 

 

Share this article on Facebook

valijas

 

Dos hombres iban caminando por el campo, al acercarse a un río, se encontraron con una mujer, que quería cruzar al otro lado, pero que no sabía como hacerlo, ya que no había ningún puente.

 

El primer hombre se ofreció amablemente: Si quiere podemos llevarla en brazos hasta el otro lado del río y la mujer muy agradecida aceptó su ayuda.

 

Así que los dos hombres entrelazaron sus manos, la levantaron y la llevaron hasta el otro lado del río.

 

Después siguieron su camino, uno de los hombres de pronto se quejó amargamente: ¡mira mi ropa!, dijo. Está toda sucia de barro por haber cruzado a esa mujer, además la espalda me duele y me siento muy cansado.

 

El otro hombre simplemente sonrió y lo ignoró. Más adelante, el segundo hombre se quejó nuevamente, ya no puedo seguir adelante, me duele todo, todavía siento el esfuerzo, dijo.

 

El primer hombre miró a su compañero, que ya estaba en el suelo quejándose y le dijo: ¿Te has preguntado porqué yo no me estoy quejando? La espalda te duele, porque todavía estás llevando a la mujer en tus brazos, pero yo la bajé apenas cruzamos el río”.

 

“Así es cuando alguien lleva las cargas del pasado sobre sus hombros, son valijas llenas, de odios, frustraciones, resentimientos, envidias, celos, y muchísimas cosas más, que con el pasar de los años, se hace más pesada, hasta que un día, como el hombre de la historia, duele hasta el alma, e impiden que la persona siga adelante por el tremendo esfuerzo de cargar con aquel peso”.

 

No permita que las cosas que le sucedieron en el pasado perjudique su presente. Jesús dice: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. (Mateo 11:28).

 

Share this article on Facebook
Recibe lo más reciente del blog
Canales oficiales
Calendario
febrero 2015
L M X J V S D
« ene    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  
Seguidores

Archivos
Comentarios recientes